Anti-Brexit protests NurPhoto/Getty Images

La Pequeña Inglaterra y la Bretaña no tan grande

AMSTERDAM – Como angloholandés —de madre británica y padre holandés— no puedo evitar que el brexit me resulte algo personal. No soy un entusiasta incondicional del euro, pero la Unión Europea sin Gran Bretaña produce una sensación similar a la de haber perdido un brazo en un terrible accidente.

De todas formas, no todos mis compatriotas se sienten desdichados, Geert Wilders, holandés, anti-unión europea, antimusulmán y demagogo tuiteó: "¡Hurra por los británicos!, ahora nos toca a nosotros". Este tipo de sentimiento es más alarmante y ominoso que las implicaciones del brexit para el futuro de la economía británica. El impulso destructivo puede ser contagioso.

La imagen del Reino Unido ha cambiado, literalmente, de la noche a la mañana. Durante más de 200 años, Gran Bretaña representó un cierto ideal de libertad y tolerancia (al menos para muchos europeos; es posible que los habitantes de la India tengan una percepción un tanto distinta). Los anglófilos admiraban a Gran Bretaña por muchos motivos, incluida su relativa apertura a los refugiados provenientes de regímenes continentales intransigentes. Era un lugar donde un hombre de origen judío serfardí, Benjamín Disraeli, pudo convertirse en primer ministro. Y se enfrentó a Hitler virtualmente solo en 1940.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/CF0nlmj/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.