20

¿Qué está diciendo Italia?

NUEVA YORK – El resultado de las elecciones italianas debería constituir un mensaje claro para los líderes europeos: las políticas de austeridad que han implementado están siendo rechazadas por los votantes.

El proyecto europeo, idealista como era, siempre constituyó una iniciativa verticalista. Pero fomentar el gobierno de los países por tecnócratas, en una aparente burla de los procesos democráticos, y endilgándoles las políticas que conducen a la miseria pública generalizada, es algo completamente distinto.

Mientras los líderes europeos rehúyen el mundo, la realidad es que gran parte de la Unión Europea está en una depresión. La pérdida del producto en Italia desde el comienzo de la crisis es tan significativa como la de la década de 1930. La tasa de desempleo entre los jóvenes griegos supera actualmente el 60 % y la española, el 50 %. Con la destrucción del capital humano, el tejido social europeo está desgarrándose, y su futuro está siendo puesto en peligro.

Los médicos de la economía dicen que el paciente debe mantener su curso. Los líderes políticos que sugieren alternativas son tildados de populistas. La realidad, sin embargo, es que la cura no está funcionando y no hay esperanza de que lo haga –esto es, sin resultar peor que la enfermedad. De hecho, llevará una década o más recuperar las pérdidas incurridas durante este proceso de austeridad.