0

Un incendiario como asesor

BERKELEY – Siempre pensé que Barack Obama cometió un serio error cuando nombró al ex senador republicano Alan Simpson copresidente de la Comisión de Reducción del Déficit. Simpson fue un conocido incendiario cuando estuvo en el Senado. En efecto, siempre estuvo dispuesto a encabezar los esfuerzos orientados a aprobar cualquier iniciativa para reventar el presupuesto y aumentar el déficit presentada por un presidente republicano. Del mismo modo, siempre se opuso con vehemencia a cualquier iniciativa sobria para reducir el déficit presentada por un presidente demócrata.

Cuando Obama lo nombró copresidente de la Comisión Nacional para la Responsabilidad Fiscal y Reforma yo pensé que no había que poner a un incendiario al frente del cuerpo de bomberos.

Pero tal vez estoy siendo injusto. Tal vez Simpson cambió de opinión. Tal vez ha andado su propio camino de Damasco, ha visto lo que ha hecho, lo que ha sido, se arrepintió y quiere reparar parte del daño que le ha provocado a los Estados Unidos y sus perspectivas de crecimiento a largo plazo.

No obstante, dar a quienes se han comportado de manera incorrecta puestos de confianza importantes y aclamarlos como estadistas que buscan consensos bipartidistas da incentivos muy negativos a la siguiente generación. Tampoco se da el caso de que los republicanos en el Congreso crean que le deben lo suficiente a Simpson para que éste sea capaz de cambiar siquiera un voto en cualquiera de las cámaras del legislativo.