buruma149_AnthonyKwanGettyImages_hongkongpolicevandalism Anthony Kwan/Getty Images

Los límites de las protestas masivas en una dictadura

LONDRES – Hong Kong no es Beijing. Y el 1 de julio de 2019 no es el 4 de junio de 1989. En primer lugar, en 1989 la violencia en China salió casi toda del lado del gobierno; durante las semanas anteriores, las manifestaciones en Beijing y otras ciudades habían sido notablemente pacíficas. Es lo que sucedió también la mayor parte del tiempo en Hong Kong, hasta que unos pocos manifestantes jóvenes perdieron los estribos y asolaron el palacio del Consejo Legislativo con barretas y martillos.

Las manifestaciones masivas de las últimas semanas en Hong Kong nacieron en respuesta a una propuesta de ley de extradición entre la ciudad y China continental. Pero después de las primeras protestas, el proyecto se suspendió por tiempo indefinido. Las manifestaciones posteriores se debieron al malestar contra las crecientes restricciones impuestas por el Partido Comunista de China (PCC).

Las protestas de la plaza Tiananmen en 1989 comenzaron como una petición al PCC para que pusiera límites a la corrupción oficial y ampliara las libertades civiles, que el pueblo de Hong Kong ya disfrutaba, incluso bajo el dominio colonial. El gobierno chino prometió que después del traspaso del control de Hong Kong del Reino Unido a China (el 1 de julio de 1997) esas libertades se mantendrían, pero ahora la promesa está en duda.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/EybmgA3es