¿Apagar la luz?

RIO DE JANEIRO – Cuando se trata de temas “verdes” parece que el sentido común desaparece. Nuestra incapacidad de pensar claramente en esos asuntos sería cosa de risa si las consecuencias potenciales no fueran tan serias.

Piénsese en la campaña de “apagar las luces” que supuestamente debería movilizar al mundo acerca de los problemas del cambio climático, pidiendo a los ciudadanos de 27 grandes ciudades que apaguen sus luces por una hora. Puesto que varias empresas y municipalidades se sumaron a la iniciativa, e incluso las monarquías de Dinamarca y Suecia apagaron las luces de sus muchos palacios, el Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF) lo calificó como un gran éxito. Los periódicos de todo el mundo se apresuraron a escribir edificantes artículos sobre cómo los comprometidos ambientalistas celebraban a medida que se iban apagando las luces en el planeta.

Parece que nadie quiso arruinar la fiesta señalando que de trató de algo inmensamente fútil, que resaltó una horrible metáfora o que causó una contaminación general mucho mayor.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/hQ6wBud/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.