Los renuentes revolucionarios de Libia

TRÍPOLI – Egipto no es el único país en el que las brillantes esperanzas de la “primavera árabe” están apagándose. Desde los ataques contra gobiernos occidentales hasta los choques étnicos en remotos oasis del desierto, la revolución de Libia está dando traspiés.

La culpa de las dificultades actuales de Libia corresponde en gran medida al gobierno provisional que encabezó el alzamiento. El Consejo Nacional de Transición se niega a adoptar decisiones difíciles, prefiere endosárselas a un futuro gobierno elegido democráticamente. El CNT ha preservado gran parte de la parálisis institucional y del comportamiento visceral típico del derrocado régimen del coronel Muammar Al Gadafi. Para que la revolución Libia triunfe, los nuevos dirigentes del país deben cortar decididamente con el espíritu del pasado.

Durante sus 42 años en el poder, Gadafi se rodeó de consejeros que eran compañeros de su juventud, junto con una camarilla de tecnócratas. A consecuencia de ello, los dirigentes de la rebelión que lo derrocó tienen poca experiencia de gobierno y, en un país en el que cualquier actividad política estaba considerada una traición, muchos esperaban que el neófito CNT tropezara muy pronto y con frecuencia. Así ha sido.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/KP0bcEi/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.