0

¿Que vuelvan los buenos tiempos?

CAMBRIDGE – Goldman Sachs anunció este mes planes de dar bonificaciones a niveles históricos y hay expectativas generalizadas de que éstas, y los salarios en muchas otras firmas, aumenten sustancialmente este año. ¿Significa eso que se trata de un nuevo comienzo de los buenos tiempos?

No sin reformas. De hecho, la lección clave de la crisis financiera es que un tema prioritario de la agenda de políticas es una reestructuración de las compensaciones a los ejecutivos.

De hecho, los arreglos salariales fueron uno de los factores que más aportó al exceso de toma de riesgos de las instituciones financieras involucradas en el origen de la crisis financiera. Al premiar a los ejecutivos por su comportamiento riesgoso, y al aislarlos de algunas de las consecuencias adversas de esa conducta, los arreglos salariales para los jefes del sector financiero produjeron incentivos perversos, estimulándolos a apostar sin medir consecuencias.

Un factor importante que indujo a la excesiva toma de riesgos es que los arreglos salariales estándar de las firmas premian a los ejecutivos por las ganancias de corto plazo, incluso aquellas que se revierten posteriormente. Aunque el sector financiero perdió más de la mitad de su valor en el mercado accionario en los últimos cinco años, aún así los ejecutivos pudieron cobrar, antes de la implosión del mercado accionario, grandes montos por compensaciones en valores y gratificaciones.