JANEK SKARZYNSKI/AFP/Getty Images

Las cinco lecciones del gobierno populista

VARSOVIA – Jarosław Kaczynski, líder de facto de Polonia, se ha convertido junto a Donald Trump en la imagen símbolo de la amenaza populista al modelo democrático occidental. Mientras esperamos la toma de mando de Trump como presidente el 20 de enero, vale la pena evaluar el primer año de gobierno populista en Polonia. Los resultados han sido contrarios a lo esperado.

La visión convencional de lo que espera a Estados Unidos (y posiblemente a Francia y los Países Bajos) en 2017 es un gobernante errático que adopta medidas contradictorias, principalmente para beneficiar a los ricos. Los pobres llevarán las de perder, porque -a pesar de sus promesas- los populistas no tienen la esperanza de restablecer los empleos en manufactura. Y continuará la entrada masiva de migrantes y refugiados porque los populistas no tienen planes de abordar sus causas de origen. Al final, los gobiernos populistas, incapaces de llevar un régimen eficaz, se derrumbarán y sus líderes harán frente a un juicio político o perderán la reelección.

Frente a Kaczynski había expectativas parecidas. Los liberales polacos pensaban que sus medidas buscarían beneficiar a los ricos, generando caos y tropezándose rápidamente, justo lo que ocurrió en 2005-2007 cuando el Partido Justicia y Libertad (PiS) de  Kaczynski estuvo por última vez en el gobierno.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/2ESnWKi/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.