0

El Líbano mira a Occidente

BEIRUT – Los votantes libaneses han decidido en las urnas una clara derrota de la alianza 8 de Marzo, encabezada por Hezbolá. En unas elecciones pacíficas y que se desarrollaron con total normalidad, la pro-occidental alianza 14 de Marzo obtuvo una clara mayoría de 71 bancas legislativas, frente a las 58 de sus rivales. Los resultados generaron un suspiro de alivio casi audible en las capitales árabes, así como en los gobernantes de Europa y América del Norte.

El temor a que la pro-siria y pro-iraní alianza 8 de Marzo lograra la victoria era palpable antes de las votaciones. El Presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad había previsto pública y ansiosamente ese resultado.

La victoria de la alianza 14 de Marzo es una buena noticia para el Líbano y la región, ya que ayudará a asegurar las buenas relaciones con los países amigos árabes y occidentales, y representa un triunfo silencioso de la moderación y el pragmatismo frente al el extremismo y la confrontación. También son buenas nuevas para la administración Obama, que había temido un retroceso regional poco después del histórico discurso de presidente estadounidense en El Cairo el 4 de junio.

La elección da además una muy necesaria medida de estabilidad y legitimidad a la coalición gobernante 14 de Marzo, compuesta por el movimiento mayoritariamente sunita Futuro, encabezado por Saad Hariri (hijo del asesinado Primer Ministro Rafik al Hariri), el partido Socialista, liderado por el líder druso Walid Junblat, y varios partidos cristianos. Aunque la coalición 14 de marzo ya controlaba el Parlamento, su mayoría había recibido repetidos ataques como resultado de una ley electoral gravemente sesgada.