benami167_STRAFP via Getty Images_lebanonbeirutexplosion STR/AFP via Getty Images

La agonía del Líbano

TEL AVIV – La semana pasada, la explosión de un depósito donde había almacenadas casi 3.000 toneladas de nitrato de amonio arrasó con el puerto de Beirut y destrozó gran parte de la capital libanesa. Al menos 137 personas murieron, miles resultaron heridas y cientos de miles se quedaron sin casa. Para un país que ya venía sacudido por una crisis política y económica, los desafíos por delante no hicieron más que agudizarse. La única posibilidad de superarlos reside en una reforma profunda del sistema político y de las alianzas regionales del Líbano.

Según el gobernador de Beirut, las pérdidas económicas totales como resultado de la explosión pueden alcanzar entre 10.000 y 15.000 millones de dólares. Sin embargo, el estado libanés ya está al borde de la quiebra. Ahora bien, con el régimen cleptocrático e incompetente que gobierna el país, ningún prestador internacional, ni siquiera el Fondo Monetario Internacional, está dispuesto a ofrecerle crédito.

Sin duda, como resultado de esta última crisis, el Líbano recibirá una ayuda internacional considerable. Los donantes ya han prometido casi 300 millones de dólares en asistencia humanitaria en una cumbre virtual, para respaldar la atención sanitaria, la seguridad alimenticia, la educación y la vivienda.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading and receive unfettered access to all content, subscribe now.

Subscribe

or

Unlock additional commentaries for FREE by registering.

Register

https://prosyn.org/c1TjNYnes