0

Aprender a flotar

BEIJING – A pesar de la inestabilidad de los fundamentos de la economía, generalmente se considera que los valores públicos estadounidenses son un refugio seguro. Siempre que estalla alguna crisis, el valor de los bonos de la Tesorería de los Estados Unidos cobra impulso. En efecto, esos bonos fueron de los pocos activos que no decayeron durante la crisis financiera global de 2008-2009.

No obstante, la imagen del los valores públicos estadounidenses como refugio seguro es una ilusión. Son seguros únicamente en el sentido de que nadie puede impedir que la Reserva Federal ponga a funcionar sus imprentas a toda marcha.

El valor de mercado de los bonos de la Tesorería depende de una amplia gama de factores. Ahora se apoya esencialmente en un esquema Ponzi en el que la política de "facilitación cuantitativa” de la Reserva Federal mantiene artificialmente alto el precio de esos bonos. Pero, a final de cuentas, ninguna moneda puede desafiar las leyes de gravedad económicas. El precio de mercado de los bonos caerá a niveles determinados por los fundamentos de la economía estadounidense.

Durante décadas, China ha estado invirtiendo en el exterior sus enormes ahorros, mientras espera que haya una mayor eficiencia en la asignación de la inversión interna para empezar a desahorrar. China normalmente conserva los bonos de la Tesorería de los Estados Unidos hasta su vencimiento y reinvierte el capital y los intereses. Lo que importa no son las variaciones en el valor en libros de estas reservas, sino su valor real en términos de poder de compra cuando China decida venderlas.