Dean Rohrer

Aprendiendo las lecciones de Irak

NUEVA YORK – El colapso de la economía ha reemplazado a la guerra de Irak como la cuestión más importante en la campaña electoral presidencial de Estados Unidos, en parte porque los norteamericanos llegaron a creer que la suerte ha cambiado en Irak: la "oleada" de tropas supuestamente atemorizó a los insurgentes, lo que redundó en una disminución de la violencia. Las implicancias son claras: una muestra de poder significa un triunfo.

Es precisamente este tipo de razonamiento machista lo que llevó a Estados Unidos a la guerra en Irak por empezar. La guerra estaba pensada como una demostración de poder estratégico de poderío militar. Por el contrario, la guerra dejó al descubierto sus limitaciones. Es más, socavó la verdadera fuente de poder de Estados Unidos -su autoridad moral.

Los acontecimientos recientes acentuaron los riesgos de la estrategia de la administración Bush. Siempre resultó claro que el momento de la partida de Estados Unidos de Irak podría no ser su elección -a menos que quisiera violar el derecho internacional una vez más-. Ahora, Irak exige que las tropas de combate norteamericanas se marchen en los próximos doce meses, y que todas las tropas ya se hayan ido en 2011.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/o0xZMpJ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.