0

Latin America en el Cruce de Caminos

Durante este año se distinguió, aún con mayor claridad e intensidad, un creciente número de países latinoamericanos decididos a trabajar con la finalidad de ampliar los márgenes de autonomía nacional y regional.

La elección de José Miguel Insulza, como Secretario General de la Organización de Estados Americanos, y la consecuente derrota del candidato sostenido por la Administración Bush, marcan la tendencia declinante del liderazgo continental de los Estados Unidos. No sólo perdió el control de la OEA, una organización que generalmente había respondido a los intereses norteamericanos; tampoco logró que la Cumbre de las Américas celebrada en Mar del Plata emitiera una declaración por unanimidad en apoyo de sus pretensiones comerciales y políticas. Este retroceso es más visible si se considera que se trata de una instancia concebida originariamente para promover la defensa de esos intereses.

Han fracasado también los intentos de la Casa Blanca de disciplinar al gobierno de Venezuela; tampoco ha logrado que importantes gobiernos de la región adhieran a la política de aislamiento que pretende imponerle a Caracas. La misma frustración la sufre en su intención de obtener apoyo regional a su política de involucramiento directo en el conflicto que afecta a Colombia.

En una dirección opuesta se podría señalar la elección del colombiano Luis Alberto Moreno como presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, con el respaldo de Estados Unidos y la posibilidad de que el organismo financiero mantenga la política ortodoxa inspirada en las propuestas neoliberales.