galbraith10_jayk7Getty Images_inflation jayk7/Getty Images

Las ansiedades más profundas de los halcones de la inflación

AUSTIN – En un comentario reciente para The Washington Post, el ex secretario del Tesoro de Estados Unidos Lawrence H. Summers manifestó que “el índice de precios al consumidor aumentó a una tasa anual del 7,5 por ciento” en el primer trimestre de 2021. Yo no pude reproducir este número a partir del sitio web de CPI-U de la Oficina de Estadísticas Laborales, que reporta un incremento interanual (abril 2020-abril 2021) del 4,2%, impulsado en gran medida por un marcado rebote del 49,6% en los precios de la gasolina como consecuencia de la crisis pandémica. Si se excluyen los precios de los alimentos y de la energía, la tasa de inflación del pasado año es de apenas el 3%.

Más extraño aún es el razonamiento de Summers para proyectar futuros riesgos de inflación:

“Las presiones inflacionarias están aumentado como consecuencia del alza de la demanda generada por los más de 2 billones de dólares de ahorros que los norteamericanos han acumulado durante la pandemia; por las compras de deuda en gran escala por parte de la Reserva Federal, junto con pronósticos de la Fed de tasas de interés esencialmente cero en 2024; por aproximadamente 3 billones de dólares en estímulo fiscal aprobado por el Congreso, y por un aumento de los precios de las acciones y de los bienes raíces”.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/XZk0atEes