La náusea rusa

MOSCÚ.– La historia de los sucesivos regímenes autoritarios rusos revela pautas recurrentes: sus caídas no se deben a golpes externos ni a sublevaciones locales. Por el contrario, tienden a colapsar por una extraña enfermedad interna: una combinación de creciente indignación de las élites consigo mismas y la conciencia del agotamiento del régimen. La enfermedad se asemeja a una versión política de la nausea existencial de Jean-Paul Sartre y llevó tanto a la revolución bolchevique de 1917 como a la desaparición de la Unión Soviética gracias a la perestroika de Mijaíl Gorbachov.

Actualmente, el régimen del primer ministro Vladímir Putin se ve afligido por esa misma enfermedad terminal, a pesar de –o debido al– aparentemente impermeable muro político que construyó a su alrededor durante años. El simulacro putiniano de un gran régimen ideológico sencillamente no pudo eludir su destino. La «imagen heroica» y las «acciones gloriosas» del líder son actualmente blanco de diarias injurias. Y esos asaltos verbales ya no se limitan a voces marginales de la oposición; están tomando cuerpo en los medios dominantes.

Dos eventos han acelerado bruscamente el colapso de la confianza en el régimen de Putin, tanto entre la «élite» como entre los ciudadanos rusos comunes.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/kQvxMgX/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.