Skip to main content

harrington17_MikhailSvetlovGettyImages_putinjongunshakehands Mikhail Svetlov/Getty Images

La estrategia de “ganar de a poco” de Kim Jong-un

ATLANTA – El Primer Ministro japonés Shinzo Abe priorizó la pompa por sobre la política al hacer de anfitrión del Presidente estadounidense Donald Trump esta semana. La única excepción fue el problema de Corea del Norte, que hace poco condujo más pruebas de misiles de corto alcance en su costa este. Claramente, Abe está ansioso de mantener a Japón y Estados Unidos en sintonía, ahora que se tambalean las conversaciones de desnuclearización de Trump con el dictador norcoreano Kim Jong-un. Pero en una conferencia de prensa conjunta ofrecida el lunes, Trump restó importancia a las inquietudes sobre las últimas pruebas, distanciándose no solo de Abe, sino también de sus propios asesores.

Abe tiene todas las razones para preocuparse de que Kim esté logrando una ventaja diplomática importante. No hay dudas de que, a medida que la economía norcoreana forcejea y surge la perspectiva de que haya racionamientos de alimentos, la campechana amistad con Trump no ha bastado para lograr una disminución de las sanciones económicas. Pero Kim ahora ha reorganizado su equipo negociador e intentado darse un aspecto de estadista, ofreciendo sostener otra cumbre con Trump si se dan los términos correctos.

Al mismo tiempo, Kim ha buscado reforzar su posición frente a futuras negociaciones, no en menor medida con acercamientos a China y Rusia. Ciertamente, estos gestos por parte de régimen norcoreano no carecen de precedentes, pero son inusuales. Como heredero de una dinastía que ha guardado celosamente la independencia de su nación por 70 años, Kim (al igual que su abuelo Kim Il-sung, fundador del estado) considera sacrosanta la independencia nacional. Si bien China y Rusia son los aliados tradicionales del régimen de Kim, su abuelo y su padre Kim Jong-il siempre mantuvieron distancia con las dos potencias, a menudo jugando a que se enfrentaran entre sí. En contraste, Kim está colaborando con ambas para inclinar a su favor el campo geoestratégico.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/Uz00o1l/es;
  1. mallochbrown10_ANDREW MILLIGANAFPGetty Images_boris johnson cow Andrew Milligan/AFP/Getty Images

    Brexit House of Cards

    Mark Malloch-Brown

    Following British Prime Minister Boris Johnson's suspension of Parliament, and an appeals court ruling declaring that act unlawful, the United Kingdom finds itself in a state of political frenzy. With rational decision-making having become all but impossible, any new political agreement that emerges is likely to be both temporary and deeply flawed.

    0
  2. sufi2_getty Images_graph Getty Images

    Could Ultra-Low Interest Rates Be Contractionary?

    Ernest Liu, et al.

    Although low interest rates have traditionally been viewed as positive for economic growth because they encourage businesses to invest in enhancing productivity, this may not be the case. Instead, Ernest Liu, Amir Sufi, and Atif Mian contend, extremely low rates may lead to slower growth by increasing market concentration and thus weakening firms' incentive to boost productivity.

    4

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions