Coin commemorating US-North Korea summit STR/AFP/Getty Images

¿Qué fue lo que hizo naufragar la cumbre Kim-Trump?

CANBERRA – Cuando el presidente norteamericano, Donald Trump, canceló abruptamente su cumbre con el líder norcoreano Kim Jong-un, le echó la culpa a la "tremenda ira y abierta hostilidad" de Corea del Norte. En verdad, la cumbre, programada para el 12 de junio en Singapur, estaba destinada al fracaso por tres razones.

En primer lugar, las dos partes reprodujeron la misma percepción equivocada sobre la principal motivación para la cumbre. Ambas pensaban que la otra parte había aceptado reunirse por debilidad y que había hecho concesiones importantes. Kim creía que su fuerza nuclear había obligado a Trump a asistir a la cumbre sin condicionamientos previos, lo que lo colocaba a la misma altura de Trump como jefe de Estado. Kim podía permitirse explorar posibles caminos para un régimen de paz, pensaba, porque la espada nuclear de Corea del Norte le ofrecía inmunidad de los ataques estadounidenses.

Pero los norteamericanos concluyeron que las sanciones internacionales habían puesto de rodillas a Corea del Norte, haciendo que Kim estuviera desesperado por cerrar un acuerdo según los términos estadounidenses. Parte de la estrategia de Estados Unidos fue ejercer una presión adicional sobre China para que controlara a su estado clientelar o se enfrentara ella misma a duras sanciones financieras de Washington.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/49y8x0E/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.