Acabar con la pena de muerte

Finalmente está ocurriendo. Tras 13 años de negociaciones, demoras y dudas, la Asamblea General de las Naciones Unidas votará este mes la propuesta de una moratoria de la pena de muerte en todo el mundo. Una gran mayoría de la ONU adoptó la propuesta el 15 de noviembre, a pesar de los intentos por parte de algunos estados miembros de obstruirla, modificarla o eliminarla. Afortunadamente, al final los oponentes se vieron obligados a combatir una voluntad más fuerte que la suya: la voluntad de quienes, tras la abolición de la esclavitud y la tortura, desean otro punto de inflexión para la civilización.

Sin embargo, ¿será esta votación de diciembre una mera formalidad? La experiencia nos enseña a ser prudentes. Todavía no he abierto mi botella de champaña.

Para ser honesta, no estoy segura de que todos los gobiernos del mundo hayan aceptado lo inevitable, o que hasta el más inflexible termine por aceptar la moratoria. Pero sigo teniendo fe en que la Asamblea General sabrá, como siempre, encontrar la manera de enfrentar este reto.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/NZgKSLA/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.