0

Matar a la justicia en Rusia

PRAGA – La muerte de Eduard Chuvashov, un juez asesinado a sangre fría el 12 de abril en Moscú, es uno más en una larga y creciente lista de asesinatos perpetrados contra aquellos en Rusia que tratan de buscar la justicia para las víctimas de delitos –una tarea esencial para el futuro desarrollo de la sociedad rusa.

En el sistema judicial ruso, Chuvashov era uno de los raros jueces que tenía el valor de dictar sentencias contra funcionarios locales influyentes así como contra oficiales de alto rango del Ministerio del Interior. En efecto, osó enviar a prisión a varios de ellos. Recientemente, Chuvashov desafió amenazas personales en su contra y envió a prisión a miembros de un grupo neonazi particularmente ofensivo.

La prensa occidental ha, hasta ahora, descrito a menudo la administración del presidente ruso, Dmitry Medvedev, como un tiempo de liberalización, un periodo en el que el gobierno ruso está empezando a relajar su control autoritario sobre la sociedad. Algunos incluso sugieren que, con Medvedev, una nueva era de perestroika está a punto de comenzar.

No obstante, el patrón de asesinatos cometidos contra los “revoltosos” rusos, que comenzó hace varios años con los homicidios del experto en derechos humanos, Nikolai Girenko, y la periodista, Anna Politkovskaya, no se ha abordado eficazmente. De hecho, en 2009, el segundo año de la administración de Medvedev, tuvo lugar una serie devastadora de asesinatos de ese tipo.