Piscicultura asesina

Según las conclusiones de un informe reciente de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, casi la mitad de todo el pescado que se consume en todo el mundo está criado en granjas piscícolas y no capturado en su medio natural. Es probable que ningún consumo de pescado haya aumentado tan vertiginosamente como el del salmón procedente de granjas piscícolas, pues su producción se ha incrementado en casi un 300 por ciento en veinte años.

Sin embargo, el salmón es carnívoro y, para alimentar el voraz apetito de esas legiones de pescado criado en granjas piscícolas, la industria de la piscicultura ha ido prestando atención cada vez más a un pequeño crustáceo comúnmente conocido como krill antártico, pero ésa es una mala noticia para las focas leopardo, los pingüinos de Adelia, las ballenas jorobadas y las ballenas azules y muchas otras especies, porque la mayoría de los microorganismos del ecosistema marino antártico comen krill u otras especies que comen krill.

El krill, que se encuentra en las aguas frías del océano Austral, constituye un ingrediente principal del aceite y la harina de pescado. Lamentablemente, investigaciones recientes indican que el aumento de la pesca de krill podría poner en peligro el ecosistema antártico. Los representantes de las más importantes naciones pescadoras del mundo, que se reunirán este otoño en Australia, tienen la oportunidad de limitar las capturas de krill, con lo que ayudarían a las especies que necesitan el krill para sobrevivir.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/7kFUZtC/es;