0

Kerry y Europa

Los dioses cumplen los deseos de aquellos a los que quieren destruir. Quienes en Europa y el resto del mundo ansían la victoria de John Kerry en las elecciones presidenciales de los EU deberían tener en mente este fragmento de sabiduría de la Grecia antigua.

Durante la Guerra Fría, Estados Unidos fue el líder natural de la comunidad atlántica, pero el precio de ese liderazgo fue que tuvieron que aceptar la autonomía e influencia de sus aliados europeos. Después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, el Presidente Bush emprendió una política exterior unilateral. La tradicional alianza atlántica fue reemplazada por lo que EU llamó "coaliciones de los dispuestos", en las que "la misión determina la coalición", no las alianzas históricas.

Esta política dividió a Europa. También alimentó diferencias profundas en la campaña presidencial de los EU, donde uno de los argumentos más poderosos que Kerry ha utilizado es que restablecerá la confianza entre Estados Unidos y sus aliados; que como presidente buscará la ayuda internacional para Iraq.

Sin duda, Estados Unidos necesita más aliados para controlar el caos en Iraq y construir un Estado que tanto los iraquíes como el resto del mundo consideren legítimo. Los aliados se vislumbran como la respuesta al doble déficit de credibilidad y legitimidad de Estados Unidos al ocupar Iraq. Pero, ¿podrían los EU encabezados por Kerry empezar de nuevo en Europa? ¿En verdad podrá un Presidente Kerry poner a los aliados del lado de Estados Unidos?