0

Se deben cumplir los compromisos de Europa con Turquía

Ha llegado el momento de la verdad. El 17 de diciembre la Unión Europea debe decidir si inicia pláticas de adhesión con Turquía. żEstá preparada la Unión de hoy en día para dar marcha atrás al rumbo trazado por primera vez por titanes como Charles de Gaulle y Konrad Adenauer hace cuatro décadas?

Cuando los jefes de Estado y de gobierno europeos concluyeron en 1994 que "Turquía es un Estado candidato, destinado a sumarse a la Unión sobre la base de los mismos criterios aplicados a otros Estados candidatos", lo hicieron con pleno conocimiento de todos las argumentos en favor y en contra de la membresía de Turquía en la UE. Lo mismo se puede decir de la decisión que tomaron tres ańos después, cuando prometieron iniciar las negociaciones, en caso de que en diciembre de 2004 consideraran que Turquía cumplía los criterios políticos y de que así lo recomendase la Comisión Europea, cosa que ésta hizo en octubre.

Al dar su recomendación, la Comisión subrayó los avances de Turquía e indicó las áreas donde se deben hacer mayores esfuerzos. Sin embargo, las conclusiones de la Comisión fueron claras: "considera que Turquía cumple de manera suficiente los criterios políticos y recomienda que se abran las negociaciones de adhesión". Si los líderes europeos se negaran ahora a iniciar las pláticas de adhesión con Turquía no sólo estarían contradiciendo sus decisiones anteriores, sino que estarían infringiendo claramente los repetidos compromisos políticos de la Unión con Turquía.

Por naturaleza e intención esas negociaciones se deben encaminar a la adhesión. Se espera que sean largas y difíciles. Pero para Turquía hay en ello un beneficio, ya que le dará tiempo para continuar –y profundizar—el proceso de transformación que ya está en curso.