La falsa promesa de la democracia digital

MUNICH – La mayoría de las personas solían pensar que Internet sería una herramienta para mejorar el mundo. Se suponía que no solamente nos ayudaría a hacer compras, mantenernos en contacto con ex compañeros de escuela y encontrar un restaurant de sushi, sino que se convertiría en un medio de fortalecimiento político al dar voz a los marginados, ayudar a los activistas a movilizar partidarios y posibilitar que los ciudadanos comunes y corrientes hicieran públicas pruebas sobre la corrupción oficial o la brutalidad policial.

Sin embargo, estas seguridades han comenzado a resquebrajarse, y no solo desde que se dieran a conocer las revelaciones del uso de Internet por parte de algunos organismos de gobierno para espiarnos a nosotros, a nuestros gobernantes y entre ellos. Los efectos de Internet sobre la política son profundamente ambiguos, y es difícil que eso cambie a menos que se convierta en un espacio en que las reglas y los derechos se apliquen tal como en el mundo real.

En sus inicios, los más entusiastas soñaban con que el mero acceso a Internet ayudaría a difundir la democracia. No fue así. A fines de los años 90, un 4% de la población mundial usaba la Red: hoy la cifra alcanza casi al 40%. Sin embargo, la proporción de países calificados como “no libres” o “parcialmente libres” por el observatorio de la democracia Freedom House apenas ha cambiado en ese periodo. En la batalla entre redes y jerarquías, la mayoría de las veces ganan estas últimas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/sJ39DBp/es;