¿Cómo se fabrica el dinero?

BERLIN/SOUTHAMPTON.– El mes pasado, los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) anunciaron la creación de su propio banco de desarrollo, que reduciría su dependencia del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, dominados por Occidente. Estas economías se beneficiarán gracias a la mayor influencia y flexibilidad que tendrán sus políticas monetarias. Pero no deben descartar las valiosas lecciones que ofrecen las recientes innovaciones en política monetaria logradas por los bancos centrales de los países avanzados.

En junio, el Banco Central Europeo, siguiendo el ejemplo del Banco de Inglaterra en 2012, identificó al «crédito bancario para la economía real» como una nueva meta de política. Un par de semanas después, el Banco de Inglaterra anunció la introducción de una forma de orientación del crédito para limitar su uso en transacciones de activos inmobiliarios.

Antes de la crisis financiera de 2008, todas estas políticas hubieran sido menospreciadas como intervenciones injustificadas en los mercados financieros. De hecho, en 2005, cuando uno de nosotros (Werner) recomendó esas políticas para evitar las «reiteradas crisis bancarias», enfrentó críticas vehementes.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/WsUOHDh/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.