Desbaratar el plan de juego de Putin

MÚNICH – Tan pronto como concluyeron los Juegos Olímpicos de Invierno celebrados en Sochi, Rusia dijo adiós al espíritu olímpico invadiendo y ocupando un país extranjero. Con su agresión contra Ucrania, el Kremlin ha violado la Carta de las Naciones Unidas, el Acta Final de Helsinki y otros acuerdos internacionales, incluidos el Memorando de Budapest sobre garantías de seguridad y el acuerdo sobre la cuenca del mar Negro, en el que se exponían con claridad cómo debían ser las relaciones de Rusia con Ucrania.

Se ha convertido a Crimea en una zona militar y, si sigue agudizándose la crisis, sus habitantes podrían encontrarse pronto atrapados en la línea de fuego. Ahora los rusos afrontan el aislamiento económico y diplomático internacional, con lo que se exacerbarán los males económicos de su país, y el imprudente juego del Presidente Vladimir Putin podría arrastrar al mundo a un conflicto más amplio.

A la luz del peligroso comportamiento de Putin, Occidente debe replantearse su posición sobre él. Se trata de un dirigente que interpretó un documento técnico de la Unión Europea sobre las subvenciones a la exportación y las disposiciones antifraude como un programa oculto y amenazador. Mas en general, se trata de un paranoico que ve una inverosímil coalición de rusos liberales, fascistas ucranianos, la CIA y terroristas islámicos intentando frustrar sus deseos, si no derribarlo, en todo momento.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/2S1QFsR/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.