El enigma de la fertilidad

BOSTON – Tal vez resulte inevitable que la anticoncepción y el crecimiento demográfico sean temas polémicos, dadas las muchas perspectivas que pesan sobre ellos. Los activistas de la salud reproductiva se centran en la planificación familiar y los derechos de la mujer a controlar su propio cuerpo. Los economistas analizan el impacto en el crecimiento sostenible. A los gobiernos les preocupa el exceso de población y el desempleo. Los trabajadores de la salud le tienen miedo a las enfermedades de transmisión sexual y a la desnutrición. Lograr el equilibrio adecuado entre estos diferentes puntos de vista no es una tarea sencilla -pero mucho depende de hacer las cosas como se debe.

Las nuevas tecnologías contraceptivas -como los preservativos, las píldoras y los dispositivos implantables- ofrecen formas de protección reversibles y permanentes. Pero su uso varía marcadamente -de apenas el 4,8% de las mujeres jóvenes en Chad al 84,6% en China-, lo que refleja diferencias en costos, disponibilidad y normas culturales.

La anticoncepción sin duda conlleva beneficios socioeconómicos y para la salud. Un estudio de 2012 reveló que su uso evitó unas 272.040 muertes maternas en 2008, 44% menos de las que habían ocurrido sin ella. El uso de anticonceptivos también ayudó a las economías menos desarrolladas, al aumentar el empleo y el potencial de ingresos de las mujeres.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/iAIHaBI/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.