Anadolu Agency/Getty Images

Los peligros detrás de los titulares

LONDRES – No hace mucho tiempo, los únicos periodistas destinados a zonas de conflicto que podían obtener protección eran los que trabajaban para medios de comunicación con recursos y mayoritariamente occidentales. Asistían a costosos cursos administrados por antiguo personal de las fuerzas especiales, que los instruían para manejarse en entornos hostiles, recibiendo chalecos antibalas, cascos y botiquines de primeros auxilios.

Sin embargo, en otros lugares los periodistas rara vez se han beneficiado de esta cultura de la seguridad. Con frecuencia son asesinados impunemente, sea en México, Brasil, Pakistán o Somalia. Y suele ocurrir que cuando se silencia al mensajero, también se acalla el mensaje.

El International News Safety Institute (Instituto Internacional de Seguridad en las Noticias) ha estado elaborando en los últimos 15 años una lista de periodistas que han muerto en sus labores. Hemos descubierto algo impactante: de cada diez reporteros muertos, nueve murieron desempeñándose en su país de origen. Son incontables los que han tenido que abandonar sus hogares, trabajos y países, y a menudo los que se quedan viven en constante temor por su seguridad.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/c4kTd1e/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.