2

Sudáfrica se desmarca

NUEVA YORK – Una vez más los noticieros hablan de los acuerdos internacionales de inversión. Los Estados Unidos están tratando de imponer un fuerte pacto de inversión dentro de los dos grandes acuerdos que se denominan como “acuerdos de asociación”, uno trasatlántico (bridging the Atlantic) y otro transpacífico (the Pacific), que en la actualidad se encuentra en etapa de negociación. Sin embargo, existe una creciente oposición a tales negociaciones.

Sudáfrica ha decidido detener la renovación automática de los acuerdos de inversión que se firmaron a principios del  período postapartheid, y ha anunciado que rescindirá algunos de ellos. Ecuador y Venezuela ya rescindieron los suyos. India dice que va a firmar un acuerdo de inversión con los EE.UU. únicamente si se cambia el mecanismo de resolución de controversias. Por su parte, Brasil nunca ha firmado ningún acuerdo.

Hay buenas razones para esta resistencia. Incluso en los EE.UU., los sindicatos de trabajadores y las organizaciones medioambientales, de salud, desarrollo y otras organizaciones no gubernamentales se han opuesto a los acuerdos propuestos por los EE.UU.

Los acuerdos podrían inhibir significativamente la capacidad de los gobiernos de los países en desarrollo para proteger a su medio ambiente de las empresas mineras y de otras empresas, a sus ciudadanos de las empresas tabacaleras que teniendo conocimiento proveen un producto que causa muerte y enfermedad, y a sus economías de los productos financieros catastróficos que jugaron un papel tan preponderante en la crisis financiera mundial del año 2008. Estos acuerdos restringen a los gobiernos, incluso en lo que se refiere a establecer controles temporales para los desestabilizadores flujos de capital de corto plazo que frecuentemente han causado estragos en los mercados financieros y han impulsado las crisis en países en desarrollo. En efecto, los acuerdos se han utilizado para cuestionar las acciones de los gobiernos, que van desde la reestructuración de la deuda a la discriminación positiva.