0

John McCain y la decadencia de Estados Unidos

BERKELEY – En 1980, el Partido Republicano de Estados Unidos abandonó toda noción de que el presupuesto del gobierno debe estar equilibrado. Se arraigó la idea de que se debían emprender recortes fiscales todo el tiempo, en cualquier oportunidad, porque supuestamente la reducción de los impuestos aumentaba el ingreso.

Irving Kristol, quien en algún tiempo fue editor de la revista The Public Interest y uno de los padres intelectuales de esta idea, escribió más tarde que lo que le interesaba no era si era cierto, sino más bien si era útil. Años después habló de su “propia actitud arrogante hacia el déficit presupuestal y otros problemas monetarios o fiscales. La tarea era crear una nueva mayoría republicana conservadora –de manera que la efectividad política era la prioridad, no las deficiencias contables del gobierno…”

Ahora resulta claro que John McCain –quien alguna vez calificó de imprudentes los recortes fiscales de George W. Bush y se negó a votar por ellos—ha sucumbido ante este embrujo. Aparentemente está proponiendo más recortes fiscales que costarán al Tesoro de Estados Unidos alrededor de 300 mil millones de dólares al año, neutralizarlos con recortes de 3 mil millones de dólares anuales al gasto asignado y de alguna forma equilibrar el presupuesto.

Conocemos las consecuencias: la política fiscal de McCain será con seguridad la política fiscal típica de los republicanos –y desde 1981, la política fiscal típica de los republicanos ha aumentado la relación deuda federal bruta-PIB en casi el 2% anual. En contrates, una administración demócrata típica de después de la II Guerra Mundial ha reducido la relación deuda-PIB en más de 1% al año. Esta es una de las cuestiones que están en juego en las elecciones presidenciales de este año.