Paul Lachine

Para ganar la batalla contra las enfermedades mortíferas

MAPUTO – Uno de los mayores éxitos de la ayuda al desarrollo en el pasado decenio ha sido el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria. Éste ha salvado millones de vidas y ha ayudado a países de todo el mundo a superar tres enfermedades epidémicas. Ahora está haciendo un llamamiento a los gobiernos y al sector privado del mundo en pro de otros tres años de financiación y los gobiernos han de decidir esa financiación suplementaria a comienzos de diciembre en Washington, D.C.

En 2000, la epidemia de VIH/SIDA estaba devastando a los países más pobres del mundo, en particular en África. Ya existían nuevos medicamentos retrovirales y se estaban utilizando en países ricos, pero eran demasiado caros para los más pobres. Millones de personas pobres estaban muriendo de SIDA, pese a que los nuevos medicamentos podrían haberlas mantenido con vida.

Otras dos importantes enfermedades mortíferas, el paludismo y la tuberculosis, estaban resurgiendo también. Las muertes por paludismo estaban aumentando vertiginosamente, en parte porque los sistemas de salud de los países pobres carecían dramáticamente de la financiación adecuada y en parte porque el parásito del paludismo se había vuelto resistente a los medicamentos habituales. Sin embargo, las posibilidades de lucha contra el paludismo estaban mejorando en realidad, gracias a varias tecnologías nuevas que estaban apareciendo: mosquiteras de camas tratadas con insecticidas de larga duración para prevenir las picaduras de mosquitos, diagnósticos mejores para descubrir las infecciones y una nueva generación de medicamentos muy eficaces.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/ZNZUUsH/es;