6

Reformando a Francia

PARÍS – Antes de que haya terminado este año, el parlamento francés habrá llevado a cabo un reajuste integral del sistema de pensiones, algo esencial no sólo para colocar las finanzas públicas de Francia en una posición sólida y sostenible, sino también para apuntalar la confianza en la eurozona en 2014 y después. Es más, la manera en que se implementó la reforma es tan importante como la reforma misma.

Francia tiene una demografía más favorable que la mayoría de los otros países europeos. Sin embargo, hacía falta un esfuerzo mayor para fortalecer el sistema de pensiones de pago inmediato por el equivalente a un punto porcentual del PBI. El período de aporte, en consecuencia, aumentará gradualmente, alcanzando 43 años en 2035.

Este esfuerzo ha recibido una amplia aceptación pública porque era justo: aportarán jubilados y trabajadores por igual, así como las empresas y los hogares. Se habrán tenido en cuenta las necesidades financieras y también las sociales, mientras que se habrán abordado las deficiencias del sistema actual, beneficiando a las mujeres, a la gente que tiene carreras no continuas experimentadas, a quienes tienen ocupaciones especialmente extenuantes y a los pensionados de bajos ingresos.

Más importante aún, por primera vez, la reforma de las pensiones se ha llevado a cabo en Francia en una consulta constante con las asociaciones de empleadores y los sindicatos. Eran muchos los que esperaban una confrontación. Sin embargo, prevaleció una atmósfera de negociación constructiva.