Reformando a Francia

PARÍS – Antes de que haya terminado este año, el parlamento francés habrá llevado a cabo un reajuste integral del sistema de pensiones, algo esencial no sólo para colocar las finanzas públicas de Francia en una posición sólida y sostenible, sino también para apuntalar la confianza en la eurozona en 2014 y después. Es más, la manera en que se implementó la reforma es tan importante como la reforma misma.

Francia tiene una demografía más favorable que la mayoría de los otros países europeos. Sin embargo, hacía falta un esfuerzo mayor para fortalecer el sistema de pensiones de pago inmediato por el equivalente a un punto porcentual del PBI. El período de aporte, en consecuencia, aumentará gradualmente, alcanzando 43 años en 2035.

Este esfuerzo ha recibido una amplia aceptación pública porque era justo: aportarán jubilados y trabajadores por igual, así como las empresas y los hogares. Se habrán tenido en cuenta las necesidades financieras y también las sociales, mientras que se habrán abordado las deficiencias del sistema actual, beneficiando a las mujeres, a la gente que tiene carreras no continuas experimentadas, a quienes tienen ocupaciones especialmente extenuantes y a los pensionados de bajos ingresos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/n2UlnJW/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.