shinzo abe addresses us congress Yin Bogu/ZumaPress

Hacia una alianza de esperanza

WASHINGTON, DC – Con el fin de la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico, los japoneses, llenos de profundo remordimiento, iniciamos un camino de reconstrucción y renovación de nuestro país. Las acciones de nuestros predecesores causaron un gran sufrimiento a los pueblos de Asia, y es algo que jamás debemos olvidar. En este sentido, sostengo los puntos de vista que expresaron otros primeros ministros de Japón antes que yo.

En virtud de nuestro remordimiento y de la admisión de nuestras acciones, los japoneses hemos creído por décadas que debemos hacer todo lo que podamos para contribuir al desarrollo de Asia y trabajar sin escatimar esfuerzos en pos de la paz y la prosperidad de la región.

Estoy orgulloso del camino que tomamos, pero no lo hemos recorrido solos. Hace setenta años, cuando Japón quedó reducido a cenizas, no pasó un mes sin que ciudadanos de los Estados Unidos enviaran o trajeran obsequios como leche para nuestros niños, abrigos e incluso cabras. Sí, en los primeros años después de la guerra, llegaron a Japón 2036 cabras estadounidenses. Los antiguos enemigos se convirtieron en íntimos amigos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/SGvWOfW/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.