dolphin swimming Isabella Maffei / Barcroft Image / Barcroft Media via Getty Images

Las consecuencias letales de clasificar mal a los delfines

PRINCETON – La caza anual de delfines en la ciudad japonesa de Taiji comenzó en septiembre. Para marzo, a pesar de la condena global y de las crecientes críticas de los propios ciudadanos de Japón, aproximadamente 1.500 delfines habrán sido acorralados en una cala angosta y asesinados a puñaladas.

Taiji no es el único lugar donde se cazan delfines. Las Islas Feroe, las Islas Salomón, Groenlandia, Rusia, Indonesia, Perú y Canadá también son sitios donde se los mata. Las mayores cacerías, sin embargo, se producen en Japón, donde los pescadores comerciales consideran que los delfines son pestes, porque comen peces que tienen un alto valor comercial. Durante las cacerías, atrapan a los delfines, venden los “lindos” a parques marinos y matan al resto por la carne. Se calcula que en los últimos 70 años más de un millón de ballenas, delfines y marsopas han sido asesinados en aguas japonesas. Informes indican que muchas de las especies de cetáceos que son blanco de las cacerías costeras de Japón nunca se recuperarán ni alcanzarán niveles sostenibles.

Los intentos por decir que la caza de delfines en Taiji va en contra del derecho internacional hasta ahora han sido infructíferos. Si bien la Comisión Ballenera Internacional introdujo una prohibición de la caza de ballenas comercial, no hay ningún consenso entre los países miembro en cuanto a si la prohibición se extiende a los pequeños cetáceos como los delfines.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/4nTIq0i/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.