Las rencillas entre los aliados asiáticos de los Estados Unidos

ATLANTA – A los diplomáticos estadounidenses les gusta definir a los aliados de su país con elogios. Así, el mundo notará cuando este entusiasmo está ausente –como cuando la Subsecretaria de Estado de los Estados Unidos, Wendy Sherman, reprendió públicamente a Corea del Sur por sus agravios aparentemente interminables contra Japón durante una conferencia reciente sobre Seguridad en Asia, realizada en Washington, DC. De acuerdo con Sherman, la postura de Corea del sur –reflejada en su exigencia a Japón de presentar sus disculpas una vez más por obligar a mujeres coreanas a dar servicios sexuales al ejército imperial durante la Segunda Guerra Mundial –ha generado “parálisis, no avances”.

Sin embargo, la crítica de Sherman también se le puede hacer a Japón. El primer ministro Shinzo Abe no ha perdido oportunidad en provocar los reproches coreanos contra Japón, ya sea por visitar el santuario Yasukuni en Tokio, donde están enterradas “las almas” de 14 criminales de guerra Clase A, o por adoptar posiciones revisionistas sobre disculpas previas presentadas por Japón por sus agresiones.

En lugar de ayudar conjuntamente a su aliado estadounidense a enfrentar los desafíos emergentes por el auge de China y la amenaza nuclear norcoreana, Corea del Sur y Japón han dejado que su rencor obstaculice acciones efectivas. Estas tensiones aparentemente interminables han provocando durante años frustración –e inquietud– en los dirigentes estadounidenses, sobre todo porque han socavado el “eje” estratégico de los Estados Unidos en Asia.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/FtvM0H4/es;