0

El shogun secreto de Japón

OSAKA – Ya finalizada la luna de miel post-electoral, el pueblo japonés cae cada vez más en cuenta de que Ichiro Ozawa, Secretario General del gobernante Partido Democrático del Japón (PDJ) es el titiritero tras el gabinete del Primer Ministro Yukio Hatoyama.

A pesar de distanciarse aparentemente de la toma de decisiones formales dentro del poder ejecutivo, en la práctica Ozawa controla los resortes de todo el proceso legislativo, incluidos el presupuesto y las asignaciones. Ha centralizado los contactos del PDJ con los lobistas en su oficina de la Dieta (Parlamento), además de tener un manejo total de la asignación del subsidio estatal del DPJ a cada uno de los legisladores del partido

El estilo político de Ozawa es el de su mentor, el ex primer ministro Kakuei Tanaka (1972-1974), por largo tiempo jefe de la mayor facción del Partido Liberal Democrático (PLD), que anteriormente manejaba el gobierno, tras su renuncia después de ser acusado de soborno. Junto con otras facciones, Tanaka encabezó una mayoría dentro del PLD y siguió siendo el gran elector y operador de los sucesivos gobiernos del partido, perfeccionando una combinación cuasi-socialdemocrática de crecimiento basado en exportaciones y redistribución de la riqueza guiada por favoritismos. Hace poco, Ozawa hizo televisar su visita a la tumba de Tanaka, mostrándose así al público como su heredero.

Viendo que el PLD padecía un anquilosamiento organizacional, Ozawa y unas cuantas decenas de legisladores de la facción de Tanaka se escindieron del partido en 1993 en una apuesta por crear un sistema bipartidista. Desde entonces, y hasta la victoria del PDJ en la cámara alta en 2008, Ozawa casi siempre estuvo al centro de las batallas políticas contra el PLD, construyendo una eficaz máquina política mediante un manejo insuperable del arte del clientelismo. De hecho, ha creado un enorme botín financiero para disfrute de su partido, mediante tácticas que recuerdan las de Tanaka: tres de los asesores políticos actuales y pasados de Ozawa fueron arrestados recientemente bajo la acusación de canalizar pagos ilegales de empresas constructoras y de ingeniería civil a la operación de recolección de fondos de Ozawa.