shipping containers Morris MacMatzen/Getty Images

El segundo acto del TPP

CLAREMONT –Cuando el presidente estadounidense Donald Trump retiró a Estados Unidos del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP) el pasado mes de enero, muchos observadores vieron esa decisión como una bendición para China. Si esto es cierto, puede que la misma no dure. 

La sabiduría popular se basa en simple lógica económica y geopolítica. China se ha convertido en el socio comercial más importante de cualquier otro país asiático, ganando inexorablemente apalancamiento estratégico como resultado de ello. A medida que los vecinos de China se tornan cada vez más dependientes del mercado chino, la lógica sugiere que la influencia de Estados Unidos en la región disminuirá gradualmente.

La administración del ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama, comprendió las consecuencias geopolíticas de gran alcance del dominio económico de China en Asia Oriental. Obama y sus asesores tenían esperanzas de que al crear el TPP, un nuevo bloque comercial centrado en Estados Unidos, se fuese a oponer a la influencia de China y fuese a preserve la primacía militar y económica de Estados Unidos en la región más dinámica del mundo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/bfraMlR/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.