El pivote de Shinzo Abe en Asia

LONDRES – En el transcurso del pasado año, las relaciones entre las tres economías más exitosas del este de Asia -Japón, Corea del Sur y China- han estado mejorando, lenta pero sostenidamente. Es algo notable, ya que sus vínculos entre sí nunca han sido fáciles o tranquilos. La historia del siglo XX y sus rivalidades de más larga data dan cuenta de ello.

Este agosto, cuando el primer ministro japonés, Shinzo Abe, brinde un discurso importante en la celebración del 70 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial, tiene la oportunidad de acelerar el acercamiento o bien de interrumpirlo. Considerando su pedigrí derechista y sus opiniones revisionistas sobre la historia en tiempos de guerra de Japón, la región se está preparando para un nuevo episodio de turbulencia diplomática en torno a su discurso.

Abe debería recordar que está en sus facultades generar un resultado diferente. Y, aunque directamente no ofrecer un discurso podría haber sido la decisión más prudente, todavía puede aprovechar la ocasión para reforzar una imagen de su país como una fuerza positiva en Asia. Debería esforzarse por presentar a Japón como un país fuerte que mira hacia adelante y no hacia atrás, y que quiere contribuir al desarrollo económico, la paz y la seguridad en todo el mundo -y especialmente dentro de Asia.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/nMv6pZV/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.