Los consejos de administración deben responder

WASHINGTON, DC – La reciente polémica sobre la gobernanza en JPMorgan Chase esconde otro asunto mucho más importante. Independientemente del logro de Jamie Dimon al conservar su doble papel como director general y presidente del Consejo de Administración, el fracaso principal claro es el papel que ha tenido el propio Consejo –problema que afecta a casi todos los megabancos del mundo.

Esto es irrefutable en el caso de JPMorgan Chase. El informe de la reciente investigación bipartidista encabezada por los senadores estadounidenses, Carl Levin y John McCain, sobre el perverso comercio de derivados (el “London Whale”), es tan solo un ejemplo. También está la larga lista de quejas y demandas judiciales que ahora encara la firma. Le costará trabajo a JPMorgan Chase recuperar pronto su reputación.

Pero el problema es mucho más grande: ningún megabanco global tiene un Consejo que funcione bien. Sus miembros se doblegan ante los directores generales, no examinan minuciosamente las decisiones de gestión y en muy pocas ocasiones autorizan solicitudes de indemnizaciones.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/4Mmcbdc/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.