Los consejos de administración deben responder

WASHINGTON, DC – La reciente polémica sobre la gobernanza en JPMorgan Chase esconde otro asunto mucho más importante. Independientemente del logro de Jamie Dimon al conservar su doble papel como director general y presidente del Consejo de Administración, el fracaso principal claro es el papel que ha tenido el propio Consejo –problema que afecta a casi todos los megabancos del mundo.

Esto es irrefutable en el caso de JPMorgan Chase. El informe de la reciente investigación bipartidista encabezada por los senadores estadounidenses, Carl Levin y John McCain, sobre el perverso comercio de derivados (el “London Whale”), es tan solo un ejemplo. También está la larga lista de quejas y demandas judiciales que ahora encara la firma. Le costará trabajo a JPMorgan Chase recuperar pronto su reputación.

Pero el problema es mucho más grande: ningún megabanco global tiene un Consejo que funcione bien. Sus miembros se doblegan ante los directores generales, no examinan minuciosamente las decisiones de gestión y en muy pocas ocasiones autorizan solicitudes de indemnizaciones.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/4Mmcbdc/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.