rached2_ EVARISTO SAAFP via Getty Images_lula terra livre EVARISTO SA/AFP via Getty Images

Resistir el retroceso ecológico de Brasil

RÍO DE JANEIRO – Desde que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, asumió el cargo en 2019, el destino del Amazonas y sus poblaciones indígenas ha pendido de un hijo. Ahora que las ramas ejecutiva, legislativa y judicial han diezmado la agenda ambiental, el camino de Brasil hacia un futuro más ecológico parece sombrío.

En 2021, la deforestación en el Amazonas brasileño alcanzó su nivel más alto desde 2006, mientras que la minería ilegal en las tierras indígenas Yanomami, que cuentan con protección legal, aumentó el 46%. Esa extracción de oro condujo no sólo a casos de malaria y exposición al mercurio, sino también a una violencia sin precedentes contra las poblaciones indígenas. En 2019, hubo 277 casos registrados de este tipo de violencia, que incluyeron 113 asesinatos, 33 amenazas de muerte, 16 casos de discriminación racista y étnico-cultural y diez instancias de violencia sexual.

La explotación y destrucción de la selva tropical más grande del mundo se basa en métodos bien conocidos. Por empezar, el gobierno de Bolsonaro ha neutralizado a las agencias creadas para proteger el medio ambiente y las poblaciones indígenas. Estas incluyen el Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables, el Instituto Chico Mendes para la Conservación de la Biodiversidad y la Fundación Nacional del Indio. 

To continue reading, register now.

As a registered user, you can enjoy more PS content every month – for free.

Register

or

Subscribe now for unlimited access to everything PS has to offer.

https://prosyn.org/eAwkNljes