Margaret Scott

Encarcelar a los mensajeros

WASHINGTON, D.C. – A medida que aumenta la influencia de China en los asuntos mundiales, el mundo está observando con mayor atención que nunca para  ver qué clase de gran potencia llegará a ser. El mes próximo, cuando el disidente encarcelado Liu Xiaobo reciba el premio Nobel de la paz, la atención se apartará de los aspectos más alentadores de lo que los dirigentes de China gustan de llamar el “ascenso” de su país y se centrará en su persistente maltrato a sus ciudadanos más  críticos. Ya la torpe reacción de los funcionarios chinos ante el premio ha socavado su preciada –y pródigamente financiada– misión de proyección del “poder blando” de China en todo el mundo.

Liu obtuvo el premio porque su compromiso de toda la vida con el activismo político resulta excepcional, pero debemos prestar la misma atención a otro activista chino encarcelado y cuya difícil situación en manos del sistema chino de justicia es tan preocupante como la de Liu y mucha más reveladora de los límites de la disensión permisible.

Un tribunal de Beijing condenó recientemente a Zhao Lianhai, ex agente publicitario de 38 años de edad, por “utilizar una cuestión social popular para instigar a las masas  (...) con miras a alterar gravemente el orden social” y lo sentenció a dos años y medio de reclusión.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/sdFAqx0/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.