Israel vota por la violencia

La guerra y la violencia siempre tienen un efecto directo en las elecciones. Las guerras explican cambios dramáticos en las preferencias electorales y los líderes y partidos radicales a menudo obtienen muchos más votos después de un episodio agudo de violencia que en tiempos normales. Por lo tanto, los grupos étnicos minoritarios frecuentemente pueden influir en el equilibrio de poder entre las fuerzas contendientes principales.

Esto parece ser exactamente lo que ha sucedido en las recientes elecciones de Israel. El Partido Likud de derecha, de Benjamin Netanyahu y el incluso más derechista Avigdor Lieberman con su partido Yisrael Beiteinu (Israel es nuestro hogar) alcanzaron un resultado dominante mientras que el partido Laborista, que ha sido el partido dominante a lo largo de la historia de Israel, quedó relegado a un bajo cuarto lugar.

Durante toda la campaña, los líderes israelíes compitieron para ver quién se enfrentaría con más firmeza (léase violencia) a los palestinos. Tras el ataque israelí contra Gaza, los palestinos esperaban que Israel elegiría un líder que se concentrara en la necesidad de poner fin al sufrimiento, levantar el sitio y comenzar la reconstrucción. Parece que se ha dado exactamente lo contrario.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/UyYxiKC/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.