Margaret Scott

El dilema egipcio de Israel

JERUSALÉN – El alzamiento árabe contra la inercia, la desesperación y la decadencia inspiró, con razón, la admiración de la gente civilizada en todo el mundo –es decir, en todo el mundo excepto en Israel-. La caída de las dictaduras árabes corruptas es recibida en Israel con un profundo escepticismo, hasta con hostilidad.

Durante años, el discurso israelí ha sido que una paz verdadera con el mundo árabe sólo sería posible cuando la región abrazara la democracia. Pero la perspectiva de una democracia árabe se ha convertido en una pesadilla para los líderes israelíes. Están acostumbrados a lidiar con autócratas en El Cairo, Damasco y Amman, y ahora temen las consecuencias de una política exterior árabe que responda genuinamente a la voz del pueblo.

Egipto, donde el régimen de Hosni Mubarak fue el aliado más cercano de Israel en la guerra contra Hamas en Gaza y a la hora de frenar el impulso de Irán para una hegemonía regional, es de especial preocupación. La ineficiencia de Mubarak como intermediario de una paz palestino-israelí no les resultó del todo inconveniente a algunos de los líderes de Israel.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/k79Ytoh/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.