0

El peligroso sistema político de Israel

PARÍS – ¿Qué pasa con Israel? En los últimos años, el estado judío parece haber hecho más que todos sus enemigos juntos para deslegitimarse a los ojos del mundo. La aparente incapacidad de sus líderes para pensar en términos estratégicos, y su indiferencia ante el tribunal de la opinión pública global, están generando una creciente frustración entre sus ciudadanos y, lo que puede ser más peligroso, agudizando el aislamiento internacional.

¿Dónde debería buscarse una explicación para esta evolución trágica? ¿Fue simplemente inevitable que un pueblo, privado de un estado durante más de 2.000 años, pueda haber perdido la capacidad para actuar colectivamente como si fuera una cuestión de estado?

O quizás el peso del recuerdo del Holocausto ha enceguecido a los líderes de Israel y ha distorsionado su manera de pensar -como casi milagrosamente el propio Holocausto no lo hizo cuando fue creado el Estado de Israel.

Por cierto, el fracaso del proceso de paz en los años 1990, seguido de la segunda Intifada, parece haber alentado la radicalización de los extremos de Israel al mismo tiempo que desalentó a los moderados. Y el resurgimiento de los partidos religiosos -en un país creado por secularistas confesos- abrió el camino para un ambiente políticamente más poderoso pero también más nacionalista e intolerante.