0

La victoria centrista de Israel

JERUSALÉN – Las elecciones en Israel son una victoria para el centrismo y el consenso nacional. De hecho, ésa es la clave para entender no sólo los resultados de la votación, sino también a la opinión pública israelí, al nuevo gobierno y sus políticas.

Por experiencia, la mayoría de los israelíes han desarrollado una concepción del mundo que combina el pensamiento tradicional de izquierda con el de derecha. Por una parte, quieren lograr una solución política completa con los palestinos, basada en la creación de un Estado palestino, a cambio de una paz real y duradera. Por otra parte, entienden que no existe una dirección palestina suficientemente fuerte o moderada para lograrlo.

Tanto la izquierda como la derecha, como ha demostrado la experiencia, se han  equivocado. La izquierda ofreció grandes concesiones y estuvo dispuesta a correr grandes riesgos por la paz. Sin embargo, no existe una forma creíble de lograr un acuerdo con fuerzas radicales como el Irán, Siria, Hamás y Hezbolá, todas las cuales pretenden la destrucción de Israel. La Autoridad Palestina (AP) es menos extremosa, pero su dirección es débil, no controla Gaza y aún cuenta con numerosos elementos intransigentes.

Esa postura también ha perdido crédito a consecuencia del ascenso de Hamás y su determinación de reñir una guerra permanente con Israel, del aumento de la influencia del Irán y de su programa de armas nucleares y de los elevados –e incluso en aumento– niveles de odio a Israel entre los árabes y los musulmanes. Además, el mundo no recompensó a Israel por hacer concesiones y correr riesgos. De hecho, cuanto más concedió Israel, más difamación y hostilidad tuvo que afrontar en muchos sectores.