naftali bennett benjamin netanyahu Abir Sultan/AFP/Getty Images

Israel prefiere tener identidad antes que democracia

TEL AVIV – La nueva “ley del Estado-Nación” de Israel afirma que “el derecho [a ejercer] la autodeterminación nacional” en el país es un derecho “exclusivo del pueblo judío”, instituye el hebreo como el idioma oficial del país y establece el “asentamiento judío como un valor nacional”, por cuya promoción el Estado trabajará. Los liberales denuncian que la ley infringe los derechos civiles de la minoría árabe. Sin embargo, esto puede debilitar la democracia israelí de una forma aún más insidiosa.

La nueva ley – la más reciente iniciativa en el impulso imprudente de la coalición de extrema derecha del primer ministro Benjamín Netanyahu por convertir a Israel en una democracia iliberal – contradice la Declaración de Independencia del año 1948 y la Ley Fundamental: Dignidad Humana y Libertad de 1992.  Ambas leyes garantizan los derechos individuales de todos, judíos y árabes.

Sin embargo, en la práctica, el gobierno israelí ha venido desafiando esas normas legales durante mucho tiempo. Si bien los árabes-israelíes pueden ser constitucionalmente iguales a los judíos-israelíes, eso no ha impedido que el gobierno los discrimine. La mayoría de las tierras estatales, por ejemplo, se guardan en fideicomiso para el pueblo judío.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/AYLoPoJes