Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

benami154_Yousef MasoudSOPA ImagesLightRocket via Getty Images_palestine Yousef Masoud/SOPA IMAGES/LightRocket via Getty Images

Olvidémonos de Palestina

TEL AVIV – Israel se está acercando a otra elección parlamentaria y los palestinos apenas han sido mencionados. La votación se produce en un momento en que Estados Unidos está impulsando su plan Paz para la Prosperidad, mal concebido y centrado exclusivamente en la economía. Considerando que el conflicto palestino-israelí ya no mina la prosperidad económica o la postura global de Israel, prácticamente ha quedado fuera de la agenda política interna.

La elección parlamentaria del mes próximo será la segunda de Israel este año. Después de la primera, realizada el 9 de abril, el primer ministro Benjamin Netanyahu –cuyo partido Likud ganó 35 de las 120 bancas- no logró crear una coalición de gobierno. Apenas un mes después de que jurara el parlamento, sus miembros votaron para disolverlo.

Ese fracaso no tuvo nada que ver con Palestina. Netanyahu perdió el respaldo de parte de su alianza de derecha por el desacuerdo sobre un proyecto de ley militar (relacionado a una exención para los judíos ultra-ortodoxos). Y no consiguió que el principal partido centrista de la oposición, Azul y Blanco, estuviera de su lado, debido en gran medida a su esperada acusación por cargos de soborno, fraude y abuso de confianza.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/5VN7XSqes;
  1. haass107_JUNG YEON-JEAFP via Getty Images_northkoreanuclearmissile Jung Yeon-Je/AFP via Getty Images

    The Coming Nuclear Crises

    Richard N. Haass

    We are entering a new and dangerous period in which nuclear competition or even use of nuclear weapons could again become the greatest threat to global stability. Less certain is whether today’s leaders are up to meeting this emerging challenge.

    1