10

El dilema del rescate

PRINCETON –  Cualquier persona que no comparta la ideología del denominado “Estado Islámico” en Irak y Siria probablemente esté de acuerdo con que no es correcto que los adherentes del grupo decapiten a algunas de las personas que fueron mantenidas como rehenes. Sin embargo, son aún mucho más controversiales las decisiones secretas de los gobiernos europeos relativas al pago de rescates a tales grupos por la liberación de sus ciudadanos.

A pesar de que los rehenes del Estado Islámico son originarios de varios países, hasta el momento se ha decapitado sólo a aquellos que son ciudadanos de Estados Unidos y el Reino Unido. El único rehén europeo que se informó que fue ejecutado directamente por el Estado Islámico parece haber sido un ruso, Sergey Gorbunov, pero se sabe poco sobre él. Ningún amigo o pariente se ha presentado, y no se hizo público un video de su muerte. Las autoridades rusas expresaron públicamente sus dudas sobre que dicha persona fuese ciudadano ruso.

Por otra parte, el Estado Islámico ha liberado a 15 rehenes, incluyendo entre ellos a ciudadanos de Italia, Francia, Suiza, Dinamarca y España.

Rukmini Callimachi, en un reportaje que preparó para el New York Times, ha explicado la diferencia en el trato. Los gobiernos de Estados Unidos y el Reino Unido tienen una política de larga data sobre no pagar rescates a organizaciones terroristas. Por otra parte, cuando Michael Foley, hermano de James Foley, uno de los rehenes, recibió una petición de rescate, el FBI le advirtió que según la legislación estadounidense, pagar dinero a terroristas es un delito. Foley fue posteriormente ejecutado.