Un desorden amenazante

MÚNICH – Unos años después de la segunda guerra mundial, cuando se ratificó en los Estados Unidos el Tratado del Atlántico Septentrional y se consolidó nuestra relación con Europa, el Presidente Harry Truman dijo simplemente: “Cuanto más estrechamente puedan colaborar las naciones que componen la comunidad atlántica, mejor será para todos los pueblos, en todo el mundo”.

Los decenios transcurridos desde entonces han demostrado que tenía razón y, a medida que nuestra relación transatlántica ha llegado a ser más fuerte y más expansiva, así ha sido también con la democracia, la prosperidad y la estabilidad de Europa, los Estados Unidos y todo el planeta.

Pero, aunque actualmente la relación transatlántica es tan fuerte y decisiva como siempre, no cabe duda de que nos encontramos en un momento decisivo para nuestra asociación. Estamos afrontando muchas pruebas, dos de las cuales son particularmente dignas de atención, porque ponen a prueba el derecho internacional, los mecanismos multilaterales y el orden mundial que hemos ido construyendo y manteniendo durante los setenta últimos años.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/W6loWTP/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.