Ludovic Marin/AFP/Getty Images

La estrategia europea de Estado Islámico

LONDRES – Los atentados terroristas perpetrados por socios y simpatizantes de Estado Islámico (ISIS) en el pasado año han encendido alarmas en Europa, pero todavía no han alcanzado la frecuencia que Europa experimentó en los años 1970, según la Base de Datos del Terrorismo Global. Sin embargo, mientras que las olas previas de terrorismo en Europa surgieron de conflictos internos, la oleada mortal de hoy está asociada a la inestabilidad fuera del continente.   

Los últimos atentados surgen del vacío político que dejaron los dictadores depuestos en Oriente Medio y el norte de África. De modo que, de la misma manera que parece no haber un fin a la vista para la violencia en Siria, Irak y Libia, o para la polarización extrema de Egipto, o para la frágil situación de seguridad en Túnez y Argelia, existen pocos motivos para creer que los ataques en Europa terminarán en lo inmediato.

Para colmo de males, el golpe de estado sangriento que tuvo lugar en julio en Turquía -donde fueron asesinadas 270 personas y otras 1.500 resultaron heridas en apenas unas horas- hace que el país se convierta en un blanco aún más atractivo para el ISIS. El ISIS se alimenta de estados en problemas en los cuales puede conseguir reclutas y lanzar ataques -ya sea estableciendo una "provincia oficial", como en Siria, Irak, Ligia y Egipto, o respaldando células secretas y pequeñas unidades de combate, como ya hizo en Túnez y en Turquía.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/DLs9vb7/es;